Afectación al sistema nervioso y a la salud mental, entre algunas de las secuelas poscovid

El médico José Bolaño, director de la carrera de Medicina de la UNCAus, miembro de la Sociedad Argentina de Medicina y exdirector del Hospital Perrando, consideró que “en 10 años” recién se conocerán cuáles son los efectos verdaderos que dejó el Covid sobre la humanidad. En ese marco, contó en diálogo con Agencia FOCO cuáles son, por ahora, las secuelas que dejó el virus del Covid-19, más allá de las comúnmente conocidas y que tienen que ver con síntomas físicos, sino más bien las neurológicas. Lagunas mentales, déficit de atención, efectos cognoscitivos negativos, depresión y ansiedad; como así también ataques de pánico y brotes psicóticos, son algunos de los descriptos por el especialista.

El exdirector del hospital Perrando explicó que primero se deben separar dos cosas: por un lado, las “secuelas postcovid”; y por el otro lo que se conoce como “covid prolongado”.

“Estamos ante una enfermedad nueva”, comenzó indicando el médico y profundizó: “La secuela de una enfermedad es como la cicatriz de lo que me quedó, y la otra es ‘tengo los síntomas y ya pasaron varias semanas y meses y sigo teniendo los mismos’, eso sería el prolongado”, explicó Bolaño.

Y continuó: “Empezamos a llamar prologando porque comenzamos a ver que ya no era la enfermedad pero que seguía activa, inclusive en muchos lugares se empezó a investigar si había marcadores de inflamación y algunos elementos, algunos marcadores biológicos, dicen hay inflamación y hay algunos pacientes que lo siguen teniendo en el tiempo, como si hubiera un proceso inflamatorio crónico de base”.

El medico contó que hay un metanálisis muy reciente (metanálisis es la forma más seria que tiene la medicina de análisis de datos) y hay un análisis muy interesante con 48.000 pacientes que tuvieron covid en distintos grados a nivel mundial, y dice que el 80% de las personas que se recuperan del tipo agudo se queda con algún tipo de efecto/síntomas por más de dos semanas”, y amplió: “Vuelvo a hacer actividades deportivas, vuelvo a mi vida normal, pero durante dos semanas o más el 80% tuvo secuelas”.

Por otro lado -y no menos importante- el doctor detalló que “hay un grupo de pacientes que tienen como si la enfermedad estuviera activa: no es que les quedó un poco de cansancio, sino que siguen con dolor de cabeza, dolores musculares, dolor de garganta. Entonces, cuando tengo que dividir las secuelas de lo que me quedó del postcovid -para que entiendan la complejidad- la tengo que separar por aparatos o sistemas, o sea, tengo que hablar de covid y sistema nervioso, y salud mental”.

“Desde el entorno, es lo más común porque estamos hablando del Sistema Nervioso Central, que hay un mecanismo neurológico, por ejemplo la disminución de la percepción de los olores, que es muy significativa. Hay una reacción, algún tipo de actividad de la cual mi organismo se está defendiendo: dolores de cabeza son bastante frecuentes, hay distintos estudios de deterioro cognitivo, eso es algo muy común”, afirmó el médico y con ello comenzó a hablar de las secuelas neurológicas.

Secuelas neurológicas y trastornos psiquiátricos

“Los trastornos cognitivos son muy frecuentes”, aseveró Bolaño, y contó que una pregunta frecuenta que hace a sus pacientes es si tuvo algún déficit en la atención, o trastorno en la memoria, o si les cuesta más concentrarse. “Porque ellos no lo quieren contar porque no lo relacionan a veces con la enfermedad, pero les digo ‘ustedes después del covid no notaron trastorno en la atención, trastorno en la memoria, si no les cuesta más concentrarse. Disminución de las capacidades cognitivas, desde leves a moderadas. Eso es bastante común y otros son los trastornos psiquiátricos”, aseguró el médico y detalló: Yyo he tenido pacientes con brotes psicóticos, después de la curación del covid. No es un relato anecdótico de ‘yo vi pacientes con …’, sino que está descripto dentro de la literatura médica”.

Sin embargo, estas secuelas no son de las más conocidas porque, según afirmó Bolaño, “tampoco es tan frecuente como los otros, por eso no se conoce mucho”, más allá de que sea una realidad. Además, agregó: “Está lo subjetivo, de decir ‘no, pero vos te estás influenciando o se estresó demasiado por la situación y pensó que se iba a morir y después no’. Inclusive las mismas medidas de prevención para el covid desencadenaron trastornos psiquiátricos múltiples, o sea, las medidas en sí de restricción”, profundizó.

En niños y niñas

Bolaño se refirió también a la afectación que tuvo en las infancias, si bien fue un sector de la población que no se vio afectado por el virus en sí mismo, sí se vieron secuelas a raíz del aislamiento obligatorio. “Del metanálisis existente, de casi 1000 artículos, en 985 se encontraron muy fuertemente los trastornos en las infancias trastornos negativos en cuanto a lo anímico, el trastorno del sueño fue muy significativo para los niños, la medida de aislamiento, no del covid”, reiteró, aunque aclaró que también es una secuela del covid las medidas de aislamiento.

Y amplió: “El incremento de la violencia familiar los chicos con discapacidad en entornos hacinados, o sea mucho impactó” y consideró que “la verdadera dimensión, si me preguntas a mí -y es una apreciación personal- en 10 años vamos a saber todo lo que afectó pero ejemplo lo de los trastornos mentales también vamos a ver resultados dentro de unos años de todo lo que le afectó, pero sí están descriptos”.

Consultado por si alguna vez sucedió con otros virus que ataquen de esa manera al Sistema Nervioso Central e incluso a la Salud Mental, el profesional mencionó que “es un virus ‘nuevo’, es un virus modificado para el cual no teníamos inmunidad. Entonces no estábamos preparados y no va a ser el último”. A su vez, recordó que hay virus que han producido este tipo de trastornos, “los virus de la meningitis, todos ellos están asociados a trastornos secundarios y después hay trastornos endocrinos, o sea, producen hipotiroidismo alteraciones de la glándula, suprarrenal, trastornos musculares dolores musculares, perdida de motricidad”.

“Lo mismo que la del hipotiroidismo, que es una enfermedad endócrina de las más frecuentes en la población general es muy común y sobre todo en mujeres adultas digamos muy comunes, o sea, inclusive tan común que se pesquisa casi rutinariamente en los consultorios de clínica médica y produce síntomas inespecíficos, pero trastornos en el ánimo digamos: de astenia, cansancio pérdida de fuerza, aumento de peso, en el hábito de evacuatorio, en trastornos cognitivos leves”, explicó el integrante de la Sociedad Argentina de Medicina.

La culpa “es de la humanidad”

José Bolaño consideró que el virus se dio por la simple imprudencia (y negligencia humana): “Los seres humanos, es la humanidad. O sea, las condiciones que crearon este virus no cambiaron nada” y se preguntó: “¿Por qué se creó este nuevo virus?, porque empezamos a cambiar la naturaleza: acercar los animales a los centros urbanos, porque estamos deforestando, arrasando con todo, los hábitos entre los animales cambiaron y entre los seres humanos también. Las condiciones de la biosfera normal cambiaron y eso no cambió nada, se va a seguir profundizando”; “no veo un panorama positivo en los próximos años. Espero que nos deje recuperarnos de esto nada más”, cerró el ex jefe de residentes del hospital Perrando.

La recuperación

“Hay secuela, pero yo diría que en general los trastornos cognitivos muestran una recuperación variable, o sea que hay gente que recuperó absolutamente todas sus capacidades, así como lo olfatorio, como también otras. El olfato, por ejemplo, cuando lo perdes hay algunos estudios que parece que los corticoides locales tienen algún beneficio”, excplicó Bolaño a través una entrevista telefónica con Agencia FOCO.

Y profundizó sobre las que ocurren a nivel cerebral: “Con el cerebro lo mismo. A ver, tengo trastorno cognitivo leve, estimula tu cerebro porque está esto de la neuroplasticidad, que es que necesitamos estimular las neuronas para que se traten de recuperar, pero el resultado serio sobre esto lo vamos a tener en el tiempo ahora no, ahora estamos viendo”. La ansiedad, por ejemplo, con las terapias psicológicas como cualquier situación de estrés postraumático, ahora, si no sabemos si la ansiedad es producida por algo neurológico o si es por una cuestión psicológica no más, y hay que usar las terapias psicológicas.

Sostuvo, asimismo, que “lo que sí está descripto dentro de los trastornos psiquiátricos es esto de que es una situación clínica muy parecida a un estrés postraumático, como secuela: ansiedad, depresión, trastornos cognitivos leves (déficit de atención, capacidades cognitivas, razonar más lento, memoria alterada, me olvido de cosas), dolor de cabeza, desorientación, etc”.

Cómo saber si está relacionado al COVID-19

Consultado sobre cómo califican al síntoma neurológico (uno de los anteriormente mencionados) que sea post covid y no por el mero hecho de vivir en la vorágine diaria, la respuesta del médico fue muy sencilla: “Porque apareció después del covid”; y amplió: “Nosotros lo que hacemos en medicina es preguntar ‘usted lo tenía antes o no’ y si la respuesta es ‘no, no lo tenía’, entonces ése es el marcador. Es como si me dijeran ‘yo antes de que me robaran mi casa no era ansioso y ahora tengo pánico, ansiedad”, concluyó Bolaño.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *