Fabrican carteras en una villa y le venden a Juliana Awada y Valeria Mazza

Un ejemplo de superación y de luchar constantemente por salir adelante es el ejemplo del emprendimiento familiar Esperanza, que fabrica carteras desde un asentamiento ubicado en el partido de San Martín, en la Provincia de Buenos Aires.

Sus cautivantes diseños y prolijas terminaciones llevaron a Esperanza a ganarse el reconocimiento en el mercado y hasta cuenta con exclusivas clientas como Valeria Mazza y Juliana Awada, referentes de la moda de alta costura.

“Empezamos en 2017, con un montón de modelos. Nos los colgamos en los brazos y salíamos a vender por el barrio, puerta por puerta. Pero, nos costaba un montón vivir de eso. Los vecinos también eran pobres, entonces nos compraban en cuotas o a pagar en unos días y casi no veíamos la ganancia”, dijo Rosalina Caballero, una de las integrantes de la pyme familiar.

Según relataron en una entrevista brinda al diario La Nación, el oficio de marroquinería lo transmitió Antonio Leguizamón, el marido de Rosarina, luego de sus 16 años trabajando en una fábrica de Avellaneda, y consiguieron un gran éxito en la Feria de las Naciones de 2019, en La Rural.

“No quisimos fabricar mucho por miedo a no vender. Llevamos 27 carteras para los 10 días, ¡y terminamos vendiendo 150. Nos tuvimos que poner a producir rapidísimo, porque en cada día de feria nos quedábamos sin stock. Además, nos pagaban de contado, algo que nunca nos había pasado. Me pasé la feria entera llorando”, recordó Caballero. La empresa siguió creciendo y en la actualidad cuenta con 10 empleados del barrio y en 2021 vendieron 3.000 productos, entre carteras y otros productos. Además de tener como clientas Top a Valeria Mazza y Juliana Awada, Esperanza también le fabricó artículos a Iván De Pineda y a Canal 13.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *