Una comunidad originaria bloqueó un juzgado en Misión Nueva Pompeya

Hernán Andrada esta desaparecido desde el 10 de diciembre del 2020, y debido a esa angustiante situación y al no encontrar respuestas satisfactorias por parte de las autoridades correspondientes, su madre, Lidia Yayis, decidió encadenarse y bloquear el acceso del Juzgado Multifueros de Misión Nueva Pompeya para reclamar que se realicen acciones al respecto que resulten en la aparición de su hijo. Por otra parte, familiares y amigos del joven de 26 años candearon una de las puertas de entrada laterales del edificio.

Según fuentes judiciales con las que tomó contacto DIARIO TAG, en la noche de ayer, los manifestantes liberaron la zona por voluntad propia.

3238 - unnamed.jpg

Es menester recordar que la protesta inició el lunes, lo que empujó a las autoridades judiciales y policiales a reanudar los trabajos de rastrillaje en busca del joven desaparecido. Durante la mañana de ayer, las tareas se redoblaron en la zona del paraje Nueva Población, pero no se avanzó con la localización del paradero de Andrada. Eso disparó el bloqueo de los allegados de la persona desaparecida.

LA BÚSQUEDA 

Este jueves diferentes fuerzas policiales de la provincia reiniciaron la búsqueda en el paraje Nueva Población para dar con el paradero del joven Hernán Andrada que se encuentra desaparecido desde diciembre del 2020.

El muchacho de 26 años, perteneciente a la comunidad wichí, faltó a su hogar el 10 de diciembre de ese año, por lo cual se estableció una búsqueda que duró varios meses con diversos allanamientos llevados a cabo pero sin resultados positivos.

Luego de la protesta realizada por los allegados de Andrada, el fiscal Subrogante de esa localidad, Marcelo Sosa, pidió la intervención del Sistema de Búsqueda de Personas desaparecidas y Extraviadas del Ministerio de Justicia, a cargo de Diego Maidana.

Las tareas de búsqueda se retomaron con la participación de fuerzas policiales de la zona y la colaboración de vecinos y familiares.

UNA SITUACIÓN SIMILAR SE VIVIÓ EN EL SAUZALITO

Otro conflicto de características parecidas se desató hace unas semanas en El Sauzalito, cuando grupo de personas de la comunidad wichí reclamó por mayores avances en la investigación por el femicidio de la joven J.R., y por ello tomaron la dependencia del Juzgado de Paz y Faltas y no dejaron salir ni entrar a nadie, privando de la libertad ilegítimamente a la jueza Noemí Pérez junto a empleados judiciales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.