La Jueza de Paz de El Sauzalito respondió al Gobierno: “Estoy indignada con que minimizen la cuestión”

En la localidad de El Sauzalito, una nueva confusión tuvo lugar este miércoles 13 de abril, cuando una manifestación de wichís en la sede del Juzgado de Paz y Faltas finalizó en conflicto.

Los manifestantes solicitaron respuestas en la investigación que se lleva a cabo por el femicidio de J.R., y por tal motivo, se aglomeraron en el local que alberga al Juzgado. Allí, la jueza Noemí Pérez dialogó con ellos y les aseguró que su fuero no tiene intervención en tal caso, y mismo así, el grupo encendió una fogata en el acceso al edificio. Tal fue así, que la magistrada y otros empleados judiciales que se encontraban en el lugar, sólo pudieron salir de allí pasada la medianoche tras firmar un acta en blanco como condición.

Hoy viernes, desde el Gobierno Provincial se emitió un comunicado en el cual aseguraron que “el comisario local Octavio Molina, que encabezó el operativo de seguridad de la manifestación por el pedido de justicia frente al Juzgado de Paz de la localidad, aseguró que la manifestación se desarrolló con normalidad y no hubo bloqueo del ingreso o egreso a la sede judicial como trascendió en algunos medios de comunicación”. Y agregaron que “tampoco hubo privación de la libertad ni toma de rehenes como también trascendió”.

Los dichos del Gobierno se contradicen con los de la jueza, motivo por el cual, en diálogo con Noemí Pérez, la magistrada afirmó: “Recién tomé conocimiento de ese hecho, estoy indignada con que traten de minimizar la cuestión. Siento mucha desprotección porque siempre tratan de minimizar este tipo de hechos”.

“Hubo una toma de una comisaría, lesionaron al oficial, atentaron contra un comisario y el comisario y el oficial se tuvieron que ir. Fueron hechos lamentables, no te dan seguridad y estamos viviendo en un estado de derecho en donde debemos ser objetivos e imparciales”, explicó.

“En este caso es cierto que no estaba cerrado con candado porque nosotros teníamos los candados, estaban en el interior del edificio, pero bloquearon el acceso con un fuego que tenía más de medio metro. Había personas de la etnia, mujeres, con bastones y palos en frente al edificio y contábamos con el comisario y otro funcionario policial, pero no es porque no había policías en la comisaría del El Sauzalito, porque no son muchos perohay más de 15”, continuó.

“Creo que el comisario se quiso ‘hacer el rambo’ como le dije hace un rato. Ya leí esto y le pregunté si él había difundido ese tipo de información”, siguió.

“Nosotros no nos encerramos porque quisimos, nosotros no podíamos saltar el fuego y yo no soy la mujer araña para saltar muros y demás. Yo entré por la puerta grande y tengo que salir por la puerta grande. Reconozco que no estaba cerrado con candado pero pregunto: ¿será que se puede saltar una fogata y exponer nuestras vidas, nuestra integridad física y psíquica que estaba siendo afectada por algo que nosotros no hicimos? ¿Arriesgarnos y tirarnos a la calle para poder irnos a la casa?”, dijo.

“Realmente estoy indignada, es una falta de respeto. Los medios periodísticos que han hablado conmigo tienen la verdad porque fui yo quien transmitió la verdad y esa es la verdad. El resto de la gente del pueblo vio que estuvimos encerrados porque estuvo bloqueado por fuego. Me hicieron firmar un acta en blanco. La líder me ninguneó, me patoteó, me pedía que le respondiera, quería continuar con la violencia. ¿Eso será que está bien para el gobierno?”, criticó.

“Yo le había dicho al comisario que la líder no fuera. ¿Por qué no hablan que me hicieron firmar un acta de la que no tuve derecho ni oportunidad de leerla? O sea, ¿quien está mintiendo? Nostros somos los damnificados, tenemos incertidumbre, no podemos dormir, no sabemos si podemos volver a trabajar o no. Me siento desprotegida. Me siento mentirosa, siento como que me encerré sola. Desconozco el contenido de lo que firmé. La líder me seguía desprestigiando, patoteando, pisoteó mis fueros, pisoteó mis fueros como abogada y como jueza, me faltó el respeto”, manifestó.

En relación a un contacto con una comitiva con representantes del ejecutivo y judicial, dijo que “no nos escucharon, no se entrevistaron con nosotros. De hecho era la líder quien disponía qué funcionario se acercaba a la reunión o no”.

Y sobre cómo cree que quedará la situación, explicó que “más allá de la bronca e impotencia que estoy sintiendo ahora con este comunicado, nosotros el lunes como no sentimos protección por parte del Estado no nos vamos a presentar a trabajar hasta tanto nos notifiquen en forma fehaciente que están las garantías, ahí regresaremos”.

“Que ellos creen que justicia es un todo y al existir un juzgado de paz y faltas ellos se manifestarías de igual manera. Pero nunca me imaginé que terminaría de esta manera, de hecho a mí no me molestaba que ellos acamapara, yo los saludaba cordialemente las dos mañanas que duró”, resaltó que fue la respuesta de la comitiva tras manifestar que su fuero no tenía competencia.

El comunicado termina diciendo que no hubo privación de libertad ni toma de rehenes, y sobre esto, completó que “toma de rehenes no, pero no sé qué entienden ellos por privación de la libertad. Nosotros estuvismo 14 horas privados de la libertad porque teníamos una fogata y más de 30 mujeres con palos y bastones al frente del juzgado. Yo no podía saltar ni trepar los muros”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.