Deportivo Cali de Colombia lo aprovechó superó a Boca Juniors 2-0

Como local, el elenco caleño superó a Boca Juniors 2-0 con goles de Burdisso y Vázquez. El Xeneize hizo otro mal partido.

Boca juniors dio lástima en Colombia, donde no tuvo respuestas frente al Deportivo Cali, un equipo modesto que simplemente aprovechó el desorden del elenco aurazul para vencerlo por 2-0 en el inicio de la edición 2022 de la Copa Libertadores, la gran obsesión de los hinchas que por lo visto en Colombia hoy está demasiado lejos.

Guillermo Burdisso y Jhon Vázquez, ambos en la parte complementaria, le dieron la victoria al conjunto caleño que fue más incisivo, sobre todo en el último segmento en el que el elenco argentino salió a dejar pasar los minutos, como queriendo sumar un punto y nada más.

Más allá de la caída, lo preocupante fue la falta de actitud del equipo y la falta de ideas. Tan sólo el paraguayo Óscar Romero, el colombiano Frank Fabra y el juvenil Exequiel Zeballos mostraron chispazos como para ilusionar a su gente. Lo del resto del equipo fue muy pobre, sobre todo el resto de los defensores, muy desequilibrados, y los volantes, que nunca acompañaron al Mellizo.

El saldo del viaje al país cafetero es muy negativo y se suma a la floja performance del sábado pasado ante Arsenal. Y se viene nada menos que Vélez en Liniers, un partido clave para acceder a los cuartos de final de la Copa de la Liga Profesional que se disputará el sábado por la noche.

Boca lo empezó perdiendo en un primer tiempo plagado de errores. No en el resultado, pero sí en lo actitudinal. Las fallas en una área y en la otra hicieron que el Cali le perdiera el miedo, a tal punto que en los 45 minutos finales fue el amo y señor de la escena.

Boca dispuso de algunas ocasiones en los 45 minutos iniciales, no demasiado nítidas pero oportunidades al fin. Dos en los pies del joven Exequiel Zeballos y otra en los de Darío Benedetto, pero en las tres respondió acertadamente el arquero uruguayo Guillermo De Amores, de lo mejor que tuvo el equipo caleño en los 45 minutos iniciales.

Y del otro lado estuvo cerca de dar el golpe Yony González, quien no pudo capitalizar un despeje pifiado de Agustín Rossi en acción en la que finalmente salvaron el arco xeneize entre Carlos Zambrano, quien luego se fue lesionado, y Luis Advíncula. Y en el final lo tuvo Edgard Camargo con un disparo de fuera del área que se fue cerca.

Lo más claro del segmento lo aportó el paraguayo Óscar Romero, quien manejó bien la pelota y las réplicas de la visita pero no tuvo compañía en Juan Ramírez y Cristian Medina, y por eso Boca no manejó por más tiempo el balón en un campo de juego que se encontraba en bastante mal estado.

Si bien el trámite siguió siendo bastante intrascendente, Cali, con sus limitaciones, se insinuó mejor en la parte complementaria. Cada pelota parada, cada centro al área ejecutado por los jugadores del equipo colombiano llevaba peligro.

Y así fue que a los 25, el elenco anfitrión tomó ventajas. Una falta innecesaria de Gastón Ávila sobre el flanco derecho del ataque caleño derivó en un tiro libre que esta vez superó a Benedetto y fue a dar a la cabeza de Burdisso, quien dejó sin chance a Rossi.

Boca no hizo mucho más. Un intento de Zeballos, de aceptable tarea, que no llegó al destino deseado y hasta ahí llegó. Del otro lado, el Cali aprovechó una defensa mal parada para liquidar el pleito con un toque de Jhon Vázquez tras preciso centro de Kevin Velasco desde la izquierda.

Flojo inicio del equipo de Sebastián Battaglia, que ahora deberá remarla en una semana en La Bombonera, hasta donde se acercará el Always Ready de Bolivia, que dio la nota al superar como local a Corinthians. Y ahí el equipo de Battaglia no podrá fallar, o la ilusión de sumar la séptima Libertadores se desvanecerá antes de lo pensado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.