Carlos Verza junto a Jorge Milton Capitanich: “Me abrió las puertas como para seguir ilusionado para seguir competiendo”

El deportista Carlos Verza terminó su travesía en el Rally Dakar 2022 posicionándose en uno de los mejores puestos de su categoría. Ya arribado a su provincia, mantuvo una reunión con el gobernador de la provincia del Chaco y comentó sobre su travesía.

La mañana de hoy Verza mantuvo una reunión con el gobernador de la provincia Jorge Milton Capitanich  “el gobernador me abrió las puertas como para seguir ilusionado de poder seguir compitiendo en el Rally Dakar, porque este año sinceramente ya lo estaba tirando por una cuestión tan dura que estamos viviendo todos los argentino” afirmaba el deportista, en referencia a la situación económica del país.

 “el gobernador me abrió las puertas como para seguir ilusionado de poder seguir compitiendo en el Rally Dakar, porque este año sinceramente ya lo estaba tirando por una cuestión tan dura que estamos viviendo todos los argentino”

Carlos Verza, más conocido como el Yaguareté chaqueño, había viajado a Arabia Saudita a finales de diciembre para arrancar la competencia internacional el 1 de enero.

El Yaguareté chaqueño se posicionó en el puesto N° 5, que representa el 5 puesto del mejor del mundo a lo que el deportista asegura que “me siento muy contento, orgulloso y honrado por la gente que reconoce esa línea ascendente que llevamos año a año”.

Por su parte, Verza también asegura que “es un orgullo y deber como argentino y chaqueño que soy representar los colores de mi provincia, mi país de la mejor manera posible en una competencia de esta magnitud a nivel mundial”.

“es un orgullo y deber como argentino y chaqueño que soy representar los colores de mi provincia, mi país de la mejor manera posible en una competencia de esta magnitud a nivel mundial”.

En cuanto a su travesía, Verza comentó que un día Dakar se trata de arrancar con la rutina a las 4 de la mañana tratando de acelerar los procesos de desarme de carpa que ellos mismo arman la noche anterior, juntar las cosas, entregarlas al camión de asistencia, vestirse y volver al cuatri para  retomar rumbo.

“Primero y principal tenés un enlace casi seguro de 200 kilómetros de ruta y después una especial de 500 kilómetros de desierto” afirmaba Verza.

Verza recordó los inconvenientes que sufrió durante su travesía específicamente el día 11 de enero “me tiro a una arena que se veía dura pero terminó siendo basta te movediza donde estuve casi dos horas enterrado para poder salir”  “salí escavando como un tatu, no me quedaban fuerzas. Una vez que hice una camino, desinflé el cuatri y salí gracias a Dios, creí que ahí se me terminaba en Dakar”, finalizaba Verza.

“salí escavando como un tatu, no me quedaban fuerzas. Una vez que hice una camino, desinflé el cuatri y salí gracias a Dios, creí que ahí se me terminaba en Dakar”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *