El Papa condenó la violencia machista: “Basta, herir a una mujer es ultrajar a Dios”

En su primera misa del 2022 el sumo pontífice indicó además que “el nuevo año inicia bajo el signo de la Madre”.

El Papa condenó la violencia machista y reivindicó el papel de las mujeres en la Iglesia durante la celebración de la primera misa del año en la basílica vaticana en plena jornada por la solemnidad de santa María, madre De Dios.

“Cuánta violencia hay contra las mujeres. Basta, herir a una mujer es ultrajar a Dios, que tomó la humanidad de una mujer, no de un ángel, sino directamente de una mujer”, remarcó el Papa en esta jornada en la que se celebra la solemnidad de santa María, madre de Dios y en la que también se ha establecido, desde hace 55 años, la Jornada Mundial de la Paz.

“La Iglesia es madre, es mujer. Por ello, desde esta respuesta se puede encontrar el lugar de la mujer en la Iglesia”, destacó Francisco. En la homilía, el Papa presentó el pesebre de Belén como “la prueba de que Dios está junto a los pastores”. “Nace en un pesebre, un objeto muy conocido para ellos, mostrándose así cercano y familiar”, aclaró.

“Su pobreza es una hermosa noticia para todos, especialmente para los marginados, para los rechazados, para quienes no cuentan para el mundo. Dios llega allí sin ninguna vía preferencial, sin siquiera una cuna. Aquí está la belleza de verlo recostado en un pesebre”, señaló. Asimismo, el Pontífice sostuvo que María tuvo que pasar por “el escándalo del pesebre”.

Y en relación a ello ahondó: “Pensemos en el sufrimiento de la Madre de Dios. ¿Qué hay más cruel para una madre que ver a su propio hijo sufrir la miseria? Es desconsolador. No se podría reprochar a María si se hubiera quejado por toda esa inesperada desolación. Pero no se desanimó. No se desahogó, sino que permaneció en silencio”.

Durante la primera misa del año, Francisco invitó a todos los católicos a imitar la actitud de María de “conservar meditando”.

“Porque hay ocasiones en que también nosotros tenemos que sobrellevar algunos ‘escándalos del pesebre. Tenemos la esperanza de que todo va a salir bien, pero de repente cae, como un rayo de la nada, un problema inesperado”, consideró Francisco. En este sentido, resaltó que la Madre de Dios enseña a sacar provecho de este choque.

Nos descubre que es necesario, que es el camino angosto para llegar a la meta, la cruz sin la cual no se resucita. Es como un parto doloroso, que da vida a una fe más madura”, dijo.

De María, el Pontífice invitó a tener “esta mirada inclusiva, que supera las tensiones conservando y meditando” en el corazón. “Es la mirada de las madres”, subrayó.

“Es la mirada con la que muchas madres abrazan las situaciones de los hijos. Es una mirada concreta, que no se desanima, que no se paraliza ante los problemas, sino que los coloca en un horizonte más amplio. Vienen a la mente los rostros de las madres que asisten al hijo enfermo o en dificultad”, agregó.

“Su mirada es una mirada consciente, que no se hace ilusiones y, sin embargo, más allá del sufrimiento y de los problemas, ofrece una perspectiva más amplia, la del cuidado, la del amor que renueva la esperanza. Esto hacen las madres. Saben superar obstáculos y conflictos, saben infundir paz. Así logran transformar las adversidades en oportunidades para renacer y crecer”, reflexionó el sumo pontífice.

En este sentido, indicó que “el nuevo año inicia bajo el signo de la Madre”. Para el Papa, “la mirada materna es el camino para renacer y crecer.

Y al respecto concluyó: “Las madres, las mujeres, no miran el mundo para explotarlo, sino para que tenga vida. Mirando con el corazón, logran mantener unidos los sueños y lo concreto, evitando las desviaciones del pragmatismo aséptico y de la abstracción. Y mientras las madres dan la vida y las mujeres conservan el mundo, trabajemos todos para promover a las madres y proteger a las mujeres”.

Fuente: La Nacion. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *