San Juan: detienen a un reconocido médico forense acusado de abuso sexual de una nena

“Estoy muy sorprendido con esto. Nunca hice nada que afectara a la nena. Con esas palabras se defendió ante la Justicia el Dr. Eduardo Recabarren, un reconocido perito forense que trabaja para la Corte de San Juan, y que está acusado de abuso sexual en perjuicio de una nena que hoy tiene 11 años.

La noticia de su detención este miércoles causó revuelo en el ámbito judicial provincial donde Recabarren desarrolla sus tareas desde hace más de 15 años, y fue en la tarde del jueves donde el profesional debió sentarse en el banquillo de los acusados para prestar declaración ante el juez de Garantías, Diego Sanz.

Luego de escuchar su descargo el magistrado le dictó dos meses de prisión preventiva y lo imputó del delito de abuso sexual gravemente ultrajante, a la vez que ordenó una investigación que demandará al menos diez meses.

El forense fue trasladado al Penal de Chimbas a pesar de que se había solicitado que, por problemas de salud, quedara detenido en el área de Enfermería del Servicio Penitenciario.

Sin embargo, Sanz fundamentó su decisión en que en la unidad carcelaria se brinda atención sanitaria de forma permanente, y de sufrir alguna descompensación, será trasladado a ese lugar.

¿De qué se lo imputa?
Una menor con la que Recabarren mantuvo un vínculo -que no se especifica para evita revelar la identidad de la víctima- lo acusa de haber sido abusada en reiteradas ocasiones por el médico cuando tenía entre 6 y 8 años.
El disparador para hablar del tema habría sido una charla escolar en la que se abordó el tema del abuso, lo cual la animó a contarle su caso a docentes y profesionales que la asistieron.
Con la denuncia correspondiente ya radicada intervino el Centro Judicial de Abordaje Integral de Niños, Niñas y Adolescentes Víctimas (ANIVI) de San Juan, quien inició una investigación; la menor debió declarar en cámara Gesell donde brindó detalles al punto de especificar donde ocurrieron los ultrajes.
También aportó información la madre de la víctima, que con otras pruebas recolectadas por el fiscal Eduardo Gallastegui consiguieron la orden de detención, que se concretó en la noche del miércoles en su consultorio particular de la calle General Acha entre San Luis y 25 de Mayo, en San Juan.El representante del Ministerio Público, de la Unidad de Investigaciones ANIVI, dio a conocer escabrosos detalles de cómo el profesional habría cometido los hechos que se le imputan, al punto que remarcó que los mismos sucedieron en más de diez ocasiones.
De ser encontrado culpable, el forense Eduardo Recabarren podría pasar de 4 a 10 años en prisión. La defensa, a cargo de la defensora oficial Dra. Emilia Nielson, cuestionó la calificación al indicar que, por los detalles expuestos por la Fiscalía, correspondería la imputación de “delito sexual simple”, que contempla una pena de 6 meses a 4 años de prisión, lo que permitiría la excarcelación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.