Detuvieron al exsubsecretario de Transporte, Roberto Medina, acusado de trata de personas

La detención la ordenó la jueza Federal, Zunilda Niremperger, a solicitud del fiscal, Patricio Sabadini. Medina está acusado de colaborar con la organización que lideraban Rolando “Kilo” Vallejos y Elida Mambrin, a través de la Fundación “No Me Olvides”, por medio de la cual exigían a jóvenes becarias en situación de vulnerabilidad que tuvieran relaciones sexuales con hombres vinculados al poder político bajo amenaza de quitarles sus ayudas estatales.La causa conocida como “No me olvides”, en la cual se investiga el entramado que llevó a miembros de una ONG de Resistencia a contar con el poder para forzar a jóvenes vulnerables a tener relaciones sexuales con hombres vinculados al poder político, continúa abierta.

Esto se confirmó el martes con la detención del exsubsecretario de Transporte del Chaco, Roberto Medina. La misma fue ordenada por la jueza Federal de Resistencia, Zunilda Niremperger, a solicitud del fiscal, Patricio Sabadini.

Tras ser detenido, Medina quedó imputado por el delito de trata de personas con fines de explotación sexual calificado por el uso de amenazas, por ser más de tres las víctimas y más de tres quienes integraban la organización criminal.

Para la fiscalía, Medina, desde su condición de funcionario público, aprovechó su autoridad para coaccionar y presionar a las jóvenes becadas para que acepten las pésimas condiciones y maltratos a la que eran sometidas por los responsables de la ONG “No me olvides”, Rolando “Kilo” Vallejos y Élida Mambrín.

Dichas becadas prestaban funciones en distintas áreas de la subsecretaría de Transporte y Medina era quien certificaba la prestación de servicios para que la mismas puedan cobrar sus becas. Esto, claramente, evidenciaba la subordinación y dependencia laboral que existía.

Según el requerimiento de instrucción judicial, las victimas contaron que le informaron a Medina sobre los maltratos y amenazas que estaban sufriendo. Sin embargo, lejos de acompañarlas y denunciar lo ocurrido, este les dijo que debían “callarse la boca” si continuar.  Y que si no hacían lo que Kilo Vallejos les exigía, no iban a poder continuar y por lo tanto se iban a quedar sin sus becas. Es decir: sin el dinero que les ayudaba para subsistir.

“Las becadas eran utilizadas por los condenados (Mambrín y también la secretaria de la ONG, Lorena Quintana) como monedas de cambio para obtener distintos beneficios como vales de nafta, trafic, camionetas, influencias, protección e impunidad a cambio de favores de índole sexual. Aprovechándose en todos los casos de la situación de vulnerabilidad de las jóvenes y de la dependencia laboral y económica a las que estaban sometidas”, señaló Sabadini.

Las condenas

Cabe recordar que el 30 de agosto pasado, el Tribunal Oral Federal de Resistencia condenó a Elida Mambrín a 15 años de prisión por los delitos de trata de personas calificado por el uso de amenazas, por el uso de una situación de vulnerabilidad, por ser tres o más víctimas y por la participación en la comisión del delito de tres o más personas, en concurso real con abuso sexual simple y abuso sexual gravemente ultrajante y abuso sexual con acceso carnal, en concurso real. Además, resolvió revocar la prisión domiciliaria de la mujer. En tanto, se condenó a Lorena Quintana, secretaria de la asociación civil “No me olvides” a tres años de prisión en suspenso como partícipe secundaria del delito de trata calificada.

La sentencia fue dada a conocer por parte del tribunal integrado por los jueces Juan Manuel Iglesias, Eduardo Belforte y María Delfina Denogens. Las condenas coinciden con las solicitadas por el fiscal general Federico Carniel y la fiscal cotitular de la Procuraduría de Trata y Explotación de Personas (Protex), Alejandra Mángano. El TOF dispuso además la reparación económica de las víctimas a los quince días de quedar firme la sentencia.

Vale recordar que Rolando “Kilo” Vallejo, el líder de la organización que se encargaba del reclutamiento y la explotación sexual de alrededor de 70 mujeres, se encontraba imputado por los mismos delitos que Mambrín pero fue encontrado ahorcado en su domicilio de la ciudad de Barranqueras a principios de mayo de 2020, luego de permanecer prófugo de la justicia por más de dos meses.

Durante el juicio oral, iniciado el 12 de agosto pasado, se pudo comprobar entre marzo de 2018 y marzo de 2020, las jóvenes eran reclutadas a través de la oenegé y eran “ofrecidas” a hombres vinculados a la política chaqueña a cambio de becas que eran otorgadas por distintos organismos del gobierno provincial a esa entidad sin fines de lucro. La investigación había iniciado en marzo de 2020 a raíz de la declaración de cuatro mujeres ante la Secretaría de Derechos Humanos y Géneros del Chaco. En ese contexto, existe una causa que se encuentra en etapa de instrucción en el Juzgado Federal de Resistencia en la que se investiga la participación de los funcionarios.

El caso

Según la investigación, las víctimas tomaban conocimiento de la existencia de la asociación a través de otras mujeres ya becadas y de publicidad y avisos radiales que detallaban la dirección del lugar. Una vez que enviaban sus currículums, eran entrevistadas por Vallejo y Mambrín. En la selección tomaban en cuenta su apariencia física, situación sentimental y familiar. Se les indicaba que debían cuidar su imagen y estar siempre arregladas porque trabajarían para políticos.

Las chicas con estas características pasaban a formar parte de la asociación como socias activas, debiendo realizar un aporte de una cuota mensual de 300 pesos, que era para el pago del alquiler del local.

Elida Mambrín junto a “Kilo” Vallejo

Los relatos de las víctimas coinciden en que al prestar funciones en la sede de la asociación eran acosadas y abusadas. Varias de ellas señalaron que tanto Vallejo como Mambrín les hacían chistes con contenido sexual, tratándolas como sus amantes y les hacían preguntas específicas sobre la situación sentimental en la que se encontraban. Además señalaron que les hacían exigencias sobre su vestimenta y apariencia, que les pedían que usen ropas “seductoras y llamativas”, que fueran maquilladas y que les exigían que no aumentaran de peso. También aseguraron que Vallejo y Mambrín las tocaban, por ejemplo, cuando pasaban a su lado.

Agregaron que eran “exhibidas” a distintos hombres, a quienes eran ofrecidas como secretarias. Para ello, las hacían “pasear” en la camioneta de la asociación -una Peugeot Jumper decomisada en la causa- y las trasladaban a las oficinas del Correo Argentino, de Vialidad y distintas áreas del gobierno, para mostrarse ante funcionarios públicos. En esas circunstancias debían mostrarse “dando la vuelta”.

Asimismo, y particularmente con el ex subsecretario de Transporte, señalaron que el ofrecimiento de chicas era a cambio de dinero, vales de nafta y vehículos para la asociación, según informó el sitio Fiscales.

De acuerdo con la acusación que llegó a debate, todos esos mecanismos operaban manipulando a las mujeres como un bien disponible para sus propósitos. Cuando las víctimas no querían acceder a estos ofrecimientos, los imputados trataban de convencerlas diciéndoles que ese dinero les iba a servir para sus familias. De esta manera, algunas fueron obligadas a prostituirse por la necesidad de mantener la beca, debido a que era el único ingreso económico que tenían.

La acusación detalló que Vallejo y Mambrín se aprovechaban de la situación de vulnerabilidad económica en la que se encontraban esas mujeres así como de la concesión de beneficios –las becas, motos o departamentos- para obtener el consentimiento de aquellas para mantener encuentros sexuales con los “amigos” de Vallejo. Una de las víctimas refirió en la pesquisa que Kilo “piensa que somos su propiedad, sus esclavas, que él es nuestro dueño y nos puede hacer cualquier cosa”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.