Presupuesto: la oposición no definió si dará Quórum y el presidente piensa en prorrogarlo por DNU

El presidente Alberto Fernández evalúa la posibilidad de prorrogar el Presupuesto 2021 para el próximo año, en el caso de que Juntos por el Cambio ponga trabas para acompañar el proyecto y dilate su tratamiento en la Cámara de Diputados.

El Gobierno tiene la intención de aprobarlo en el final de esta semana, pero en la oposición no consideran que ese camino sea viable. No están dispuestos a tratarlo en tan poco tiempo y, mucho menos, acompañarlo con el voto positivo. El ida y vuelta empezó a tensar la negociación y sembró incertidumbre respecto a la posibilidad de acuerdo.

“Confiamos en que sean responsables. Pero ante la irresponsabilidad nuestra obligación es seguir gobernando y esa es una de las variantes que habló Sergio Massa con el Presidente”, le aseguró a Infobae la portavoz del Gobierno, Gabriela Cerrutti, sobre la posibilidad de prorrogarlo a través de un decreto.

El lunes pasado el Presidente ya les había anticipado a los funcionarios que llevan adelante las negociaciones que barajaba la posibilidad de extender el Presupuesto por DNU, si Juntos por el Cambio dilataba su tratamiento en el final del año, poniendo demasiados condicionamientos para sentarse a discutirlo.

Ese mensaje llegó luego de una reunión en la presidencia de la Cámara de Diputados, donde Sergio Massa; el ministro de Economía, Martín Guzmán; el presidente del bloque oficialista de senadores, José Mayans; el ministro del Interior, Eduardo “Wado” De Pedro; el diputado Carlos Heller; la senadora Anabel Fernández Sagasti y el presidente del bloque de diputados del Frente de Todos, Máximo Kirchner analizaron el escenario para lograr la aprobación del Presupuesto.

Este lunes Martín Guzmán asistirá a la Cámara baja para explicar los lineamientos del Presupuesto 2022. El oficialismo anhela lograr dictamen de comisión entre el martes y el miércoles, y tratarlo en el recinto el jueves con el fin de darle media sanción en la mañana del viernes. De esa forma, en la última semana del año, se podría tratar en el Senado.

Mañana a las 13 se realizará la reunión constitutiva y elección de autoridades de la Comisión de Presupuesto y Hacienda, mientras que a las 14 el ministro de Economía arrancará la exposición junto a su equipo. Así está pautada en la agenda parlamentaria.

El martes Massa recibirá en su despacho a un grupo de gobernadores del norte, que quieren hablar con el presidente de la Cámara de Diputados sobre el Presupuesto. Mientras que a las 11 de la mañana de ese día, el ministro de Obras Públicas, Gabriel Katopodis, se hará presente en el Congreso.

En Juntos por el Cambio no quieren tratar el Presupuesto con tanta rapidez y, frente a una posible convocatoria al recinto el próximo jueves, no están definidos a dar quórum para tratarlo. “Ese es un tema que aún no discutimos, pero el Presupuesto tal cuál está no lo vamos a acompañar. Eso seguro”, le aseguró a este medio una de las espadas legislativas del PRO.

“Es muy difícil que acompañemos un presupuesto mentiroso, con una inflación mentirosa y un dólar a fin de año que es mentiroso”, sentenció un legislador del partido fundado por Mauricio Macri. En el peronismo, en tanto, esperan señales más claras de parte de la oposición para poder negociar el tratamiento del proyecto en el recinto.

Dentro de la oposición estiman que tiene que haber un “plazo razonable” entre tratarlo en la comisión de Presupuesto y debatirlo en el recinto. Ese tiempo que proyectan es de, por lo menos, cuatro días. Nunca antes. Es decir, que desde el inicio la discusión va por carriles diferentes. No hay coincidencias sobre el momento para tratarlo ni en el contenido.

“Estamos dispuestos a ponernos de acuerdo en coordinar la fecha de la sesión. Es poco serio tratarlo tan rápido. Es cuestión de coordinar. Si están tan apurados, llamarían para coordinar la fecha para tratarlo”, aseguró un referente legislativo de la Coalición Cívica ante la consulta de Infobae.

En el Gobierno sostienen que la cantidad de bloques en la que quedó dividida la oposición dificulta las negociaciones, además de considerar que en Juntos por el Cambio las diferencias internas no están saldadas y no hay interlocutores definidos.

Fuente: Infobae

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.