River cerró su campeonato con un ajustado empate en Tucumán

Con un equipo alternativo pensando en el choque ante Colón, River solo igualó ante Atlético en el José Fierro por 1-1. Cabral y Álvarez, los goleadores.

La Araña picó cuando River más lo necesitaba y el campeón zafó de la derrota en el Monumental José Fierro frente a Atlético Tucumán por la última fecha de la Liga Profesional de Fútbol, que se adjudicó tres fechas antes del cierre y culminó con una cosecha total de 54 puntos.

Marcelo Gallardo jugó sin urgencias y plantó contra el Decano un equipo con mayoría de suplentes pensando en el duelo frente a Colón por el Trofeo de Campeones del próximo sábado. Esta condición de salir a la cancha sin un once aceitado hizo que el Millonario padezca el encuentro de principio a fin y solo se acerque en algún tramo a su faceta campeona.

El indicio de lo que sería un arduo trámite en medio de un clima hostil como Tucumán acostumbra ser para River, se dio en apenas cuatro minutos con el primer golpazo del dueño de casa. Yonathan Cabral se mandó al ataque en un córner, aprovechó un despeje corto y, merodeando el punto penal, sacó una volea de zurda que dejó perplejo a Bologna.

Tal fue la escaza producción del Millo y la falta de conexión entre volantes y atacantes que una de las pocas aproximaciones que la visita logró enlazar durante la primera parte fue una contra que se originó por un apuro de Ramiro Carrera en un tiro libre a favor. River la llevó a campo contrario, el cuero le quedó servido a Girotti y el pibe remató a los firmes guantes de Lucchetti.

Para el complemento, el Muñeco se vio obligado a poner toda la carne en el asador a fines de salvar el resultado. El DT pegó un volantazo, mandó a Enzo Fernández y a su carta goleadora, Julián Álvarez, dos que le cambiaron la cara a los de Núñez. Y fue Araña, el mejor del torneo, el que emparejó el cotejo.

A los 61 minutos, Julián recibió cerca del área un lanzamiento elevado de Agustín Palavecino desde campo propio. Esperó el pique, desentendió a su marcador con un movimiento corporal y de la galera sacó un zurdazo fatal que se le metió por arriba al histórico arquero de Atlético.

Después, lo pudo haber ganado River. Fontana quedó frente al arco en un contraataque, pero falló en el control y diluyó el peligro. Tampoco estuvo fino Rollheiser y terminó siendo un empate ajustado al juego del campeón, que no pudo ganar para ponerle la frutilla al postre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *