Otro hecho insólito sacude al fútbol argentino: futbolistas se peleron con barrabravas

Jugadores de Racing de Olavarría se enfrentaron contra un grupo de hinchas para defender a sus familiares. Hubo tensión en la tribuna.

Otra vez un hecho bochornoso en el fútbol argentino que gana lugar en los medios de todo el país. Insólitamente, los protagonistas en esta oportunidad fueron futbolistas e hinchas de un mismo club, los que terminaron a las trompadas. El episodio ocurrió en Olavarría luego del empate entre Racing, de esa ciudad, ante Embajadores por el Torneo Regional Amateur.

No viene siendo la mejor temporada para el club más popular de Olavarría, que se preparó para luchar un ascenso al Federal A. Y los resultados no han sido los mejores en este arranque de torneo.

La barrabrava de Racing invadió la platea, e intentaron meterse en el vestuario. Pero, pero se encontraron con los mismos jugadores que salieron a enfrentarlos. En la tribuna se cruzaron algunos golpes con los futbolistas que fueron ganando terreno y los hicieron retroceder.

Franco Janson (hermano de Lucas, jugador de Vélez) y Luciano Rojas, fueron los dos futbolistas más enojados por la situación y quiénes se enfrentaron a golpes con los llamados “hinchas”.

Minutos después, entre dirigentes y allegados al club pudieron persuadir a los jugadores que se volvieron a meter para el vestuario.

Todo lo sucedido quedó registrado por el canal local Verte TV y Cristian Gallego, director de deportes de la emisora y comentarista del partido en cuestión, quién contó cómo se sucedieron los hechos.

“El clima estaba pesado porque Racing se armó para ascender. Había unas 1500 personas en la cancha y sólo 26 policías pero ninguno en la zona de la platea techada, donde siempre van los familiares de los futbolistas. Y cuando los barras, que serán unos 15, pasaron hacia allí y los jugadores se enteraron, temiendo por alguna agresión a sus seres queridos salieron a poner paños fríos pero ocurrió lo contrario, porque los barras estaban muy exaltados y no sólo por el resultado sino también por el propio estado de ellos”, señaló.

Y agregó “Acá corre bastante el alcohol y las drogas y además tienen de rehenes a los dirigentes del club, porque Olavarría es una ciudad chica donde todos se conocen, por eso si un dirigente se planta le rayan el auto o cosas peores. Cómo será el tema que no hubo denuncia, no detuvieron a nadie y cuando terminó la pelea, los barras, volvieron a saltar, pasaron un alambrado y se fueron sin problemas. Es la primera vez que yo veo algo así en una cancha y con mi compañero no salíamos de nuestro asombro. Yo estaba haciendo una nota y tuve que cortar todo porque la situación nos superó por completo. Da mucha bronca que Olavarría sea noticia por esto”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *