Ganadores y perdedores de las elecciones del domingo en el Chaco

Qué dirigentes quedaron mejor parados en el oficialismo y la oposición en función del resultado electoral.

Más allá de la controversia que dejó Victoria Tolosa Paz sobre los que “ganaron perdiendo y los que perdieron ganando”, las elecciones legislativas del domingo pasado dejaron claros vencedores y vencidos en el Chaco, de un lado y otro.

De la mano de Jorge Capitanich, el oficialismo provincial logró revertir los resultados de las PASO y alcanzó una ajustada victoria a nivel provincial, que lo mostró festejando, con bombos y banderas en la sede del PJ, en Mitre y Rivadavia. Sin dudas, el gobernador aparece como el principal ganador de los comicios.

Dentro del mismo Frente de Todos, en la remontada del último domingo se destacaron los triunfos en ciudades gobernadas por el radicalismo, aunque con relativo peso electoral, como Puerto Tirol, Cote Lai, Las Palmas, Misión Nueva Pompeya, Puerto Bermejo, Las Breñas y Makallé. Sin embargo, en este último caso se trata de un intendente radical, Marcelo Angione, que en agosto se sumó al frente oficialista de Capitanich.

En el caso de Puerto Tirol, el Frente de Todos estiró a once puntos la diferencia sobre Chaco Cambia + Juntos por el Cambio respecto a las PASO: 46,24% a 34,87% en diputados provinciales, y 47,93% a 36,08% en legisladores nacionales.

La holgura del resultado en tierras del titular de la Legislatura, Hugo Sager, podría explicarse en parte como un premio a la postura del PJ tirolense y sus aliados de no relajarse luego de las primarias.

Como contraste, se produjo el fenómeno de localidades con intendencias peronistas consideradas “fuertes” y de amplio volumen electoral, en las que se impuso la oposición. Los casos más resonantes fueron los de Villa Ángela, Charata –cuya jefa comunal María Luisa Chomiak integraba la lista para diputados nacionales- y Resistencia, gobernada por Gustavo Martínez, líder de la Corriente de Expresión Renovada (CER) y uno de los principales dirigentes del peronismo provincial, además de ser el máximo adversario interno de Capitanich.