La prohibición no es para todos: Con el permiso de Capitanich y Gustavo Martinez se celebró el tercer “auto-culto”

Spread the love

Según la Ordenanza municipal número 13275, Resistencia, habilitó la realización de eventos mediante la modalidad de “Auto-Eventos”, esta fue la forma que encontró el Pastor Ledesma para esquivar la prohibición que rige en toda la provincia de Chaco para realizar misas o cultos religiosos tradicionales en el contexto de la pandemia del coronavirus. El evento se realizó en el día de hoy 31 de mayo, al celebrarse pentecostés, en el estadio que tiene la Iglesia Cristiana Internacional y que Ledesma bautizó como “Portal del Cielo”, en el sur de la capital chaqueña.

El primer encuentro religioso tuvo lugar el miércoles 20 de mayo pasado, a los pocos días el evento se repitió y hoy ante la aceptación de los fieles y la conmemoración de pentecostés se realizó el tercer “auto-culto”.

“Dios va a hacer milagros sobrenaturales en esta tarde maravillosa”. Con grandilocuencia, el pastor Jorge Ledesma, fundador de la “Iglesia Cristiana Internacional en Chaco Argentina”, anunció vía redes sociales la nueva normalidad de la relación con los fieles de su credo: misas en autos, como los viejos autocines.

Desde la Iglesia Cristiana Internacional explicaron que la idea de Ledesma surgió después de que el Municipio de Resistencia aprobase el decreto de autocines. “La iglesia comenzó a analizar la posibilidad de realizar algunas reuniones bajo esta modalidad. Luego de estudiarlo con varios profesionales de higiene y salud, decidieron realizar el primer auto culto de la ciudad, convocando solo a un grupo reducido de personas (en comparación con el enorme número de miembros que tiene la iglesia)”, explicó esta organización en un comunicado.

Finalmente, dejaron entrar autos y fieles a pie al predio, “bajo estrictas medidas de seguridad impuestas por los mismos pastores.” La Iglesia colocó un “túnel sanitario”, desinfectó los coches al ingresar al predio y controló el uso obligatorio de barbijos y alcohol en gel. “Tenemos personal que controla estrictamente el ingreso, para brindarles seguridad a los asistentes, los estacionamientos estaban medidos y las sillas separadas a un distancia prudente”, aclararon desde la organización

undefined

La celebración duró más de una hora. Los fieles oraron, cantaron, tocaron bocinas y sacaron sus brazos por las ventanillas.

“Hay una atmósfera de alegría y emoción de volver a reunirnos y poder adorar juntos al Señor luego de varios meses de no poder vernos. Sentimos al Espíritu Santo acompañándonos”, dijo el pastor Ledesma, quien habló a sus fieles desde la distancia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *