Coronavirus en Argentina: empresario condenado por violar a dos hijos, recibió prisión domiciliaria

Spread the love
Carlos Dalmasso, empresario con prisión domiciliaria. Mendoza OnlIne.

En 2013 Carlos Dalmasso fue condenado a 12 años y medio de prisión. Vecinos de Eldorado, Misiones, sostienen que no usa la tobillera y que lo vieron en la calle.

Un empresario de Eldorado, en la provincia argentina de Misiones, que cumplió la mitad de la condena impuesta por violar a dos de sus hijos, fue beneficiado con la prisión domiciliaria por el Tribunal Penal de esa ciudad, que sostuvo como argumento “la emergencia epidemiológica y sanitaria” que rige desde mediados del mes pasado enMisiones por el avance del coronavirus.

Si bien desde la Justicia establecieron que Carlos Dalmasso debe llevar una tobillera electrónica, desde el entorno de su ex pareja y denunciante de los ataques sexuales, pusieron en duda que el empresario tenga ese dispositivo electrónico, ya que habría sido visto fuera de la vivienda que fijó como domicilio.

El beneficio le fue dado por los jueces del Tribunal Penal de Eldorado, Ángel Atilio León, Lyda Gallardo y María Teresa Ramos, y tendrá vigencia “durante el tiempo que dure la emergencia epidemiológica y sanitaria declarada en resguardo de la salud pública”. Los magistrados sostuvieron en su resolución que la medida adoptada tendrá “carácter de salida extraordinaria y bajo el régimen y requisitos previstos para la prisión domiciliaria”. La medida también beneficia a otros diez condenados en la misma causa.

“El egreso de cada uno quedará sujeto a la utilización de la pertinente pulsera electrónica como método de control”, indicaron los jueces y también dijeron que se va a hacer un seguimiento telefónico de los condenados para conocer su comportamiento.

En mayo de 2013 Carlos Dalmasso fue condenado a doce años y medio de prisión tras probarse su responsabilidad en el abuso sexual de dos de sus hijos, que hoy tienen 21 y 22 años. “Abuso sexual con acceso carnal reiterado agravado por el vínculo, en concurso real con amenazas y suministro de material pornográfico a menores de 14 años” fueron los delitos que se lograron probar en el proceso judicial.

Emilce, la ex pareja de Dalmasso e impulsora del proceso penal que derivó en su condena, sostuvo que “los que fuimos víctimas de esta persona estamos indignados” con la resolución judicial, y aseguró que desde el Tribunal “nunca nos informaron de este pedido de la defensa”.

La mujer expresó que “está probado que es un violador. La Justicia debe saber que largó a un monstruo, a un psicópata”. Y pidió que “el Estado preserve a la sociedad. Estos beneficios se pueden otorgar pero a aquellas personas cometieron delitos no graves”.

Las víctimas debemos estar encerradas, con miedo por la pandemia pero ahora también por estos delincuentes y abusadores que no cumplen las condenas que les impuso la Justicia”, dijo la mujer, muy indignada.

Además de Dalmasso, la Justicia de Misiones también benefició con la prisión domiciliaria a otro hombre que está procesado por abuso sexual de su pequeño hijo. El caso, que todavía no llegó a juicio, es investigado por el juez de Instrucción de Puerto Iguazú, Martín Brites, quien decidió enviar a su casa al imputado porque tiene asma y en la cárcel no cuenta con atención médica adecuada para esa patología.

El Partido Socialista de Misiones emitió un comunicado en referencia al otorgamiento de prisiones domiciliarias. “Sin ánimo de analizar las resoluciones judiciales que ordenan que se cumplan las condenas en los domicilios, creemos firmemente que debe buscarse alternativas que no solo tengan en cuenta el resguardo de los prisioneros ante eventuales contagios sino también, y por sobre todo, el cuidado de la integridad física y psicológica de las víctimas. Ordenar prisiones domiciliarias en residencias cercanas a las víctimas en localidades pequeñas y medianas, no solo es peligrosas sino también violentas para aquellas, debido entre otras cosas a la carga negativa psicológica que conlleva”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *